Menú Cerrar

Aprende a meditar sin sentarte en una silla

Meditar en movimiento

Por naturaleza siempre he sido una persona inquieta para quien la idea de sentarse en una silla a no hacer nada era como una tortura china.

Intenté varias veces aprender a meditar pero no hubo manera. Parecía que los segundos no pasaban en el reloj y yo no conseguía estarme quieta ni poner la mente en blanco.

 

¿Te suena esto?

 

Quizás has intentado sentarte a meditar y te ha resultado imposible. Pues no desesperes que no está todo perdido. Hay otras opciones que no tienen que ver con estar quieto o anular los pensamientos.

Con los años me he dado cuenta de que meditar no va necesariamente ni de eliminar pensamientos ni de dejar que una mosca se pose encima de tu nariz y tu sigas impasible. Puede que haya a quién esto le vaya bien pero no es mi caso.

Aunque leía y escuchaba a hablar a maestros sobre las ventajas de la meditación me resultaba imposible estar cinco minutos quieta sin pensar en nada. De lo que no era consciente es de que ya estaba practicando otra forma de meditación.

Este fin de semana he comenzado un pequeños curso de mindfullness con Verónica Fernández. Debo decir que Verónica Fernández me parece una gran comunicadora y buena maestra, particularmente me ha hecho reflexionar sobre mi experiencia con la meditación. Me he dado cuenta de que:

 

El movimiento consciente fue mi primera forma de meditación

 

¿Qué es el movimiento consciente?

Durante años he practicado: yoga, tai chi, técnicas de moviento suaves en que estás dirigiendo todo el tiempo tu atención al cuerpo…. Intentas en el ejercicio estar consciente de como se mueve tu cuerpo.

Me doy cuenta ahora de de que lo hacía porque me producían una sensación de bienestar, no sólo físico principalmente bienestar mental.

Me permitían dejar descansar mi cabeza.

¿Meditar en movimiento?

Hay muchas formas de meditación. A lo largo de mi vida he probado varios estilos de meditación y lo que veo que tienen en común es dirigir la atención de la mente hacia un foco:

 

Un mantra

Un dibujo

Una visualización

La respiración

 

En su charla Verónica llamó a estos focos  “anclas” para traer nuestra mente al momento presente y ahí fue donde se me encendió la bombilla. Me di cuenta que la primera “ancla” que utilicé para centrar mi atención fue el movimiento consciente .

¿Tengo que ser un deportista para practicar?

 

Pues no. En este video te muestro una serie muy sencilla de tan sólo tres ejercicios de yoga suave. Aunque no seas muy aficionado a moverte  esta pequeña secuencia de unos 5 minutos está al alcance de todo el mundo.

Prueba a hacer los ejercicios de este vídeo. Puedes practicarlo como una meditación porque en todo momento te iré guiando.

Unas pequeñas indicaciones antes de empezar.

  • Pon tu atención en el movimiento.
  • No retengas el aire, respira de forma fluida.
  • Simplemente estate presente en las sensaciones del cuerpo.
  • Observa sin juzgar, esto va de observar.

 

 

 

Descansa unos minutos con los ojos cerrados al terminar el ejercicio para que tu sistema nervioso pueda integrar toda la experiencia.

 

Si no te sientes mejor despues de la práctica es que esto no es para ti, pero no te desanimes hay otras formas de enfocar la meditación como te cuento en esta otra entrada del blog Guia para escoger una meditación guiada.

Y para qué me sirve el movimiento consciente…

Al llevar el pensamiento al movimiento en el yoga o en el tai chi o en una pequeña serie como la del vídeo dejas de gastar energía inútilmente en el discurso interno repetitivo y por fín tu cerebro podrá tener un poco de tranquilidad.

Además el desbloquear las contracturas del cuerpo influye sobre los patrones de pensamiento. Si me obsesiono con alguna idea: encogeré los hombros, cerraré el pecho, frunciré el ceño… Así que relajar todos estos tics corporales funcionará en el otro sentido y hará que ese patrón de pensamiento se suavice.

En este enlace de mi web puedes encontrar otros audio de ejercicio de relajación guiada para seguir practicando.

 

Cómo me influye el movimiento consciente

  • Si pones tu atención en el movimiento y en el cuerpo estás en el momento presente.
  • Utilizando movimientos sencillos y repetivos con una ejecución lenta y consciente es fácil aunar mente, cuerpo y respiración.
  • Al incidir sobre la respiración suavizándola y relentizándola estoy enviando al cerebro señales de calma. De que todo está bien y puede ponerse en modo de descanso.

Por eso soy una fan del yoga suave y te animo a practicarlo como si fuese una meditación guiada.

Pero… ¿Por qué meditar?

 

Si todavía tienes dudas de las ventaja de la meditación te pido que eches un vistazo a estos datos que aportó Verónica Fernández en su charla sobre el mindfullnes.

Habla la ciencia

  • El 47% del día lo pasamos perdidos en nuestros pensamientos.

  • Podemos tener hasta 50.000 pensamientos diarios, la mayor parte repetitivos.

  • El 85% de las cosas que nos preocupan no ocurren.

  • El 15% de las cosas que ocurren no son tan malas como pensabas.

Nuestro día a día

Estos datos me hacen pensar en la cantidad de energía que consumimos en pensamientos innecesarios: nos llevan al futuro, al pasado, nos ponen ansiosos y dan vueltas todo el día en nuestras cabezas desconectándonos de la realidad que tenemos delante de las narices.

Esta nube de pensamientos que nos invade son en gran medida el origen de nuestro stress:

  • Si en nuestra cabeza hay calma podremos gestionar mejor las situaciones que nos trae la vida.

  • Si nuestra cabeza está llena de bullicio cualquier pequeño incidente puede ser la gota que colma el vaso y podemos reaccionar de forma desproporcionada.

 

¿Qué puedo esperar  de la práctica?

 

Las ventajas de una práctica repetitiva que enumeraba Verónica Fernaández sobre el Mindfullness, y que en mi opinión también pueden aplicarse al movimiento consciente:

  • Gran impacto sobre el cerebro, generando espacio de calma.
  • Reduce ataques de pánico.
  • Reduce insomnio.

Si en mi mente empieza a haber espacios internos de calma también podré reaccionar de forma más tranquila ante los problemas de la vida.

 

¿Qué no debo esperar de esta experiencia?

 

La cabeza no se va a callar, va seguir charlando interminablemente.

Pero si puedo bajar el volumen de la charla.

 

No voy a dejar de tener pensamientos negativos

Pero si voy a tomar más distancia de ellos.

No voy a tener super poderes ni ver luces de colores

Pero si voy a tener más paz interior al desidentificarme de mi discurso interno.

 

Y ahora que hago….

 

Si te sientes a gusto prueba a hacerlo todos los días. Estarás dándolo un alimento positivo a tu organismo.

Así que si no te imaginas sentado meditando en una silla puedes probar a meditar en movimiento.

 

Repetir diariamente una serie de ejercicios te ayuda a :

  • Desarrollar un hábito positivo de enfocarte, ejercitarte y respirar.
  • Genera nuevos patrones en mente y cuerpo.

 

Si te parece bien déjame tus comentarios sobre tu experiencia con el vídeo de relajación guiada. Si esta experiencia es positiva para ti iré publicando nuevos vídeos en el blog para que puedas seguir practicando.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies